Intermal en redes sociales

Contacto

INTERMAL

Ingeniería e Inspecciones Termográficas Málaga

 

Tf: +34 667937575

Correo electrónico: info@intermal.es

 

También puede contactar con nosotros rellenando nuestro formulario de contacto.

Principio de funcionamiento de la termografía infrarroja

La termografía infrarroja es la ciencia que estudia la obtención y análisis de la información térmica proporcionada por dispositivos de adquisición de imágenes térmicas sin contacto directo.
Esta ciencia basa todo su desarrollo en el hecho demostrado por la física de que todos los cuerpos emiten radiación infrarroja en una cantidad proporcional a su temperatura, siempre que estén a cualquier temperatura superior a -273 ºC ó “cero absoluto”.
Así pues una cámara térmica proporciona una imagen visible para el ser humano a partir de la radiación infrarroja que recibe en su detector y por tanto dicha imagen es un “mapa del calor” que emite la superficie del objeto enfocado.
A mayor cantidad de calor en cada punto de la superficie del objeto mayor intensidad de radiación emite dicho punto, por lo que el “mapa de calor” que proporciona la cámara termográfica distinguirá tantos puntos como su resolución le permita y con una diferencia de calor tan minúscula como su sensibilidad.
Por ejemplo, una cámara con una resolución de 320x240 es capaz de proporcionar 76.800 puntos por imagen y con una diferencia de temperatura entre ellos de 50 micro-Kelvin.
La intensidad de radiación que recoge la cámara se puede transformar en temperatura mediante la ecuación de Stefan-Boltzmann cuya expresión es: w=εσT^4, donde la "sigma" (σ) es un valor constante y "epsilon" (ε) es una propiedad de la superficie del objeto enfocado llamada “emisividad” y que se puede calcular.
Esto combinado con que las cámaras termográficas están diseñadas para trabajar con sólidos opacos a la radiación infrarroja y que en estos cuerpos se cumple la ley de Kirchoff por la que toda la radiación absorbida también es emitida (ya que la que se refleja y la que se transfiera no modifican su temperatura), es posible, con una cámara termográfica, medir la temperatura con una gran precisión, sin contacto directo y en cualquier punto de una imagen termográfica.
Desde que en los años 70 se comenzara a desarrollar la tecnología de las cámaras térmicas, hasta hoy día, estos instrumentos, manejados por técnicos debidamente formados, han demostrado su utilidad y precisión tanto en termografías cualitativas (en las que se busca y localiza una anomalía) como en termografías cuantitativas (en las que se evalúa la gravedad de la anomalía mediante la medición de la temperatura).
En lo referente a la formación, ITC (Infrared Training Center) es una gran organización internacional que, siguiendo los estándares de calidad ISO-9001 y reconocida por distintas entidades internacionales relacionadas con la tecnología, normalización y ensayos no destructivos, forma y certifica a termógrafos permitiéndoles conocer con gran profundidad los detalles de esta tecnología y su aplicación.